viernes, 4 de marzo de 2011

2 de marzo de 2011

Día libre y tranquilo, no hay trabajo, pero si mucho que comprar, hoy también hizo buen y soleado día para caminar por las calles de Valparaíso; también para ir de compras a Viña del Mar. Que contraste tan interesantes el de estas dos ciudades vecinas (que ahora ya son una). La primera de estas es y ha sido desde hace años el puerto, donde se concentró las actividades comerciales y la gente que se encuentra asociada a esta actividad, también es la ciudad donde vivió el poeta y diplomático chileno. Viña del Mar por su parte es la ciudad donde los pequeños casa-castillos se encuentran al por mayor. Es interesante como la situación de puerto comercial y de ciudad, que se mantienen desde el siglo XVIII.

Buena la caminata por el día, es gracioso contar y hacer notar que desde que comenzó el viaje traemos un “no sé que” con las mujeres de 50 años y más, pues desde el 25 de febrero y a la fecha hemos cosechado una gran cantidad de sonrisillas coquetas y halagos de estas mujeres.

Para la tarde terminamos con un par de cervezas, las cuales se multiplicaron por muchas más, el contexto: el Bar la Playa, Valparaíso. Ahí encontramos más gente para charlar, pues de un momento a otro aquello se convirtió en la Torre de Babel, donde la lengua franca fue el español, seguida del inglés. Así fue como de manera agradable y siempre festiva las cervezas comenzaron a pasar a ser muchas más. La guaguara comenzó con un oriundo de Missippi, ingeniero que bajo a tierra de un barco oceanográfico que estaba fondeado en Valparaíso. Al poco rato dio inicio una clase de Tango argentino que nos acompaño la charla como música de fondo, casi por este tiempo, aparecieron los capitanes Guillermo y Juan, colegas chilenos del puerto; ya al final se agregó una pareja de australianos que comenzaban las clases en la universidad al día siguiente. Todo ello mientras un francés aburrido y lingüísticamente aislado se encontraba en la barra, y un inglés regalaba cerveza a los “amigous” para socializar.

Termina el día, es hora de re-armar el equipaje y comenzar a sacar la ropa para el frescor de Puerto Mont y subir al avión, rumbo a Balmaceda. Los chilenos pasarán a las 6:30am para abordar rumbo a Barón y salir todos juntos de ahí.

Valparaíso, Cerro Montealegre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada