viernes, 4 de marzo de 2011

3 de marzo de 2011

Temprano en la mañana, 6:40am, estamos listos y a bordo de la camioneta con el maletaje, casi todos reunidos en el muelle Barón para terminar de subir la herramienta, el magnetómetro y lo que se tercia y hacia falta.

En el aeropuerto de Santiago llegamos y empleamos ocho carritos sólo con el equipaje para la documentación antes de subir al avión, somos como un conjunto de autoexiliados en misión científica. A la expedición se suman Rafael y su compa, participantes antropólogos documentalistas y una geóloga, Valentina.

Ya para las 10:30 am abordamos el avión y yo agrego a mi equipaje un “maleta amarilla pelican”, dicho instrumento llamativo hace que aquellos que laboran en el aeropuerto pregunten “Disculpe ¿qué es lo que transporta ahí?” (como si yo fuera a decir “ah, es una bomba”), y bueno a lo que yo respondí con sorna más de una vez “Pues equipo electrónico de GPS y una ecosounder”, OBVIAMENTE…*_*

Todo cambió una vez que despegamos y que desde la ventanilla del avión fui testigo de maravillosos paisajes llenos de multicolores y cambiantes paisajes. Desde la región más plana de SanTiago hasta los montes boscosos de Puerto Mont, apenas aterrizando ahí el avión, despegamos de nuevo rumbo a la ciudad de Balmacena, y entonces ahí sí, comenzamos a viajar por fin en tierra con dirección a Coyhaique. Excelentes paisajes uno tras otro…. Montes nevados, cordilleras y cordilleras, una vez en el lugar, he visto que similar a México, Chile está conformado por “muchos Chiles”.

Ahora cerrado hoy, estamos en el hostal la Salamandra, con una vista excelente a un gran monte impresionante. Mañana será día de las últimas compras antes de embarcarnos el día 4 de marzo a Caleta Tortel.

Se adelanta que viajaremos 10 horas por carretera en un camión con 1 tonelada de equipo, iremos por las cordilleras del sur de Chile en la región Patagónica y perderemos cualquier posibilidad de conectarnos a Internet ahí.

Esta es la última intervención que tendré en semanas.

Un a brazo a todos, nos encontraremos pronto y les charlaré acerca de los colegas y del viaje. Ciao.

Coyaique, Corazón de la Patagonía chilena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada